1. Programación de los trabajos de la obra.

En este punto se realizan los calendarios de obras, de acuerdo a las fechas acordadas con anterioridad con los proveedores y con los clientes mismos. De ser necesario, se da un calendario de trabajo general al cliente, para que sepa en qué punto va su proyecto.

2. Pedido y acopio de materiales.

Se da un exhaustivo control de calidad y del costo durante la recepción de los materiales solicitados para el proyecto. En este punto se debe de tener cuidado especial con piezas frágiles o pequeñas que puedan sufrir daños y almacenarlos bajos las condiciones adecuadas para su posterior aplicación.  En este punto, el diseñador de interiores se responsabiliza de los materiales cuyo pedido y recepción ha
efectuado él personalmente.

3. Visitas a la obra y coordinación/supervisión de los profesionales que intervienen en la misma.

Con el fin de no cometer errores, se agendan citas con el arquitecto para darle vueltas a la obra para la supervisión de la correcta aplicación de los materiales y el cuidado de los acabados propuestos. Se preveen citas al inicio, a mediados y a finales de la obra para su completa revisión.

4. Puesta en obra del mobiliario y accesorios.

Se supervisa la puesta del mobiliario en el proyecto, cuidando de poner siempre los muebles del fondo del lugar, antes de los de las áreas arquitectónicas del inicio, con el fin de que no sufran daño el mobiliario ni el conjunto habitacional. Al final de la disposición de los muebles, se accesoriza cada espacio con ayuda de los profesionales necesarios para ello, con el fin de los trabajos manuales adicionales, como la puesta de clavos, o dispositivos necesarios para colgar cuadros o amenidades, carga de accesorios o lámparas de gran tamaño, etc.

5. Finalización de la obra.

Recorrido y explicación de la misma, del diseñador al cliente. Capacitación breve sobre dispositivos especiales en caso de existir, como alarmas, sensores automáticos, etc. Si la obra es del total agrado del cliente, se procede a la firma de conformidad de la misma, en un contrato de finalización de servicios, con una copia para el cliente.

6. Entrega de un dossier al cliente.

Un dossier es una carpeta con documentos donde se anexará toda la documentación propia de la vivienda. Contará con la documentación referente a los suministros realizados por el diseñador de interiores en la obra, como facturas, garantías, manuales de cuidado de electrodomésticos y amenidades, instrucciones de mantenimiento de los diferentes materiales empleados en su diseño, referencias de los colores utilizados para compras futuras, etc.

7. El diseñador de interiores da por finalizados sus servicios.

Tres meses después de la finalización de las obras, comprometiéndose a resolver de manera satisfactoria cualquier problema que surja durante ese periodo

93 View