Cuando uno está a punto de embarcarse en una gran decisión pueden surgir dudas, una de estas decisiones es hacer la transición de dejar de pagar renta y adquirir una casa propia.

Para algunas personas pensar en un crédito inmobiliario o invertir los ahorros de varios años en una vivienda es algo que puede causar pánico, pero tienes que tomar en cuenta las ventajas de contar con una casa propia.

1. Un techo seguro para ti y tú familia: No hay mejor sentimiento que la satisfacción de poder tener la seguridad que nuestra familia tendrá un lugar donde dormir y descansar en un lugar que es de ellos.

 2.  Estabilidad y tranquilidad: Una casa nueva te da tranquilidad y estabilidad y las inversiones que hagas en este lugar en invertir en ti mismo. Ahorraras tiempo, dinero al poder tomar decisiones que beneficien tu hogar.

 3. La compra de una casa es una inversión segura: Los bienes raíces siempre son una inversión segura a largo plazo. Un bien que siempre aumentara de valor y puede ayudarte en momentos difíciles contar con una garantía de esta naturaleza.

 4. Ser propietario te brinda independencia: Puedes tomar tus propias decisiones y eliminar inconvenientes con arrendadores. No dependas de tu casero para poder colgar una foto o un cuadro, ni toleres el aumento de tu renta. En tu casa no hay caseros ni caseras y sobre todo no hay renta, pagas por algo que es tuyo.

5. Flexibilidad y personalización, puedes hacerle lo que tú quieras: Ser el dueño significa que puedes pintar las paredes interiores del color que te gusta, que puedes tener mascotas, poner aire acondicionado  y poner ese piso de madera que siempre haz querido o derribar esa pared y construir la terraza para tus carnes asadas.

 6. Mejorar tu historial de crédito: Si cumples con los pagos de tu crédito hipotecario tu historial crediticio mejorará. Si en el futuro quieres obtener otro crédito resultará más fácil hacerlo.

Una casa es una inversión tanto del punto de vista financiero como del bienestar tuyo y tu familia.

773 View